jueves, 18 de diciembre de 2014

Nos estrenamos en esto de cumplir años!

Estaba esperando a hacer una entrada enseñando como preparé la fiesta de cumple de Nora, pero el pc de casa está monopolizado por mi padre y por el móvil soy una inútil porque no se subir más de una foto.
Así que, con un poco de retraso, os voy a contar como es Nora a sus 12 meses.

- La rubia tiene unas greñas rizadas imposibles de peinar.

- Le han salido las dos paletas de abajo, y una de arriba está en camino (y yo preocupada porque iba a llegar a su primer cumple desdentada, y pam! dos en una semana)

- Anda sola, aunque si quiere correr como un bólido para perseguir al gato recurre al gateo.

-Es una declarada fan de Frozen (de Olaf sobretodo)

-Te pide lo que quiere (sobretodo comida) señalando con el dedo y chillando "da".

-Da besitos a lo que más quiere (a la gata y al Caga Tió, yo tuve suerte y el otro día me dió uno)

-Es una super achuchadora, le encanta abrazar, apoyando la carita y te suela un "ooooh" la mar de sentido. 

-Ha heredado la pasión por el chocolate de su padre...

-Es una amante de la música, de TODA la música, muy a mi pesar le encanta mover el culo a ritmo de Camela (culpa de los yayos que cuando trabajo le ponen Sálvame y Que bello es vivir)

-Cuidado no te vea comiendo pizza sin ella porque te quedarás sin.

-Es feliz cuando portea al Mic y lo llevamos al parque.

-Hace el  oso y el león (gruñidos incluidos)

-Cuando anda, de vez en cuando se sube los pantalones con las dos manitas y se los acaba arremangando hasta el muslo.

Diccionario Norés-español:

-Agua: para pedir de beber (también para zumo) y cada vez que ve la piscina o la bañera llena.
-Etate: Hécate la gata.
-Bapo: guapo, generalmente para referirse a Olaf.
-Nena: el reflejo que le devuelve el espejo.
-Mamá: yo y toooodoo aquello que le apasiona. Perseguir el gato es mamá, comer fresas es mamá...

Nos acabamos de estrenar en las rabietas , superado el disgusto de la primera ya las llevamos mejor.

Eso es todo creo, a ver si puedo hacer la otra entrada dentro de poco.
Un besete!

jueves, 30 de octubre de 2014

Pintacaras molón

Hola holita! Mañana es Halloween y hoy he descubierto una cosa mágica y maravillosa.
Así que vengo a compartirla con vosotros.
Buscando la receta de la plastilina casera me encontré con una para pintura de cara. No quería colgarla hasta experimentar los resultados.

Me ha parecido genial. Nora tiene la piel atópica,  así que las típicas ceras para pintarse le provocan granitos, y la economía no está como para comprar aquacolores.
Se aplica con pincel y se seca bastante rápido. Solo hay que tener en cuenta que queda un poco más oscuro del color que ponemos.

Vamos con la receta.
Necesitamos :
-Una cucharadita de leche
-Una cucharadita de harina
-Media cucharadita de agua
-Colorante alimenticio
Solo hay que mezclarlo todo en un recipiente y añadir el colorante que queramos.

Nora no se ha dejado pintar mucho porque no le gusta que le toquen la cara, pero nos lo hemos pasado muy bien.

Espero que os haya gustado ;)

lunes, 27 de octubre de 2014

Ser siniestrillo va en los genes

Hace unos días, como autoregalo atrasado por mi cumple,  fuimos a pasar el día a Port Aventura, los yayos, Nora y yo.
A parte de descubrir que Nora es una pequeña Miércoles Adams en potencia, nos lo pasamos genial.
Os cuento como nos lo montamos para disfrutar de un día en el enorme parque de atracciones con un bebé de 10 meses (casi 11).

Primero de todo, preparar la cartera... Yo tenía unos ahorrillos del bautizo y pude ir bastante desahogada. Una entrada de adulto son 45 euros, los niños no pagan hasta los 4 años (de esto me voy a aprovechar un huevo). Punto bueno de ser madre joven: con el carnet joven tenía vales 2x1. También conseguí un descuento de 20 euros un día que cenamos en el McDonald's para la entrada que me quedaba suelta.

Cargamos la Boba, el cochecito, el bolso con ropa de recambio (por si hacía frio, calor, se manchaba....) y otro bolso con lo necesario para preparar un par de bibis.
Y Nora con su disfraz de esqueletito.

Llegamos hacía las 11, nada más llegar ya te clavan 12 euros si quieres aparcar cerca del parque. Yo he vivido en Salou un año, así que me conocía una calle que está detrás del Hotel el Paso, donde puedes aparcar gratis.
Nora, solo con ver la fuente de la entrada ya alucinó. Bueno, alucinó con todo, los globos, las arañas, el torno para entrar....
Nada más entrar le robó el corazón a medio parque, nos encontramos con Woody y fue la niña más pequeña que quiso hacerse una foto con el. Las sonrisas que le regaló eran amor (también intentó arrancarle los botones de la camisa...). Los "oiiiiii", "Aiiii miraaaa", "que cositaaaa" y "que monada" nos acompañaron durante toda la jornada (y la madre del esqueletito con el pecho más hinchado que un palomo).

Para evitar frustraciones ya fuimos concienciados que íbamos para disfrutar con ella, por lo que ni pensar en subirnos en nada "fuerte". ¿Sabe mal? Un poco, pica un poco el dinero de la entrada si no te vas a subir en nada molón. Pero merece la pena, mucho, solo con ver como se lo pasó ella.
Casi no salimos de Sesamo Aventura. Fuimos hasta allí en el tren que hay dentro del parque,  y para 5 minutos vale, a mi se me ocurrió repetir y no acerté. Al minuto del segundo viaje Nora ya se aburría, se quería bajar, bailar, tirarle del pelo a la guiri de delante...

Nos tragamos dos veces el espectáculo de Halloween que hacen Elmo y sus amigos. Ahora tienen el detallazo de hacerse fotos con los niños una vez acaban, y en ese momento Sesamo Aventura, los actores de Sesamo Aventura,  nos robaron el corazón. Todos quisieron coger a Nora, Elmo se la llevó a un banquito y se quedaron jugando juntos, Nora se enamoró de Zoe y no quería irse con mamá, una brujita de enamoró de ella y sus coletitas y mientras ella la tenía en brazos, Epi y Blas murieron de amor al verla (era genial, le hacían carantoñas, le tocaban las coletitas, jugaban con ella, de vez en cuando me miraban a mi tocándose el corazón, hasta se me la querían llevar!). La próxima vez paso la gorra y nos llevamos una propinilla.
Comimos allí, tienen tronas y Nora se comió casi todo su menú infantil.
Los baños, son amor, tienen cambiador de bebés, retretes tamaño mini y una fuente para que se laven las manos super chula.

La verdad es que muy muy bien Sesamo Aventura. En atracciones pone que prohibido bebés, y claro eso es bastante relativo no es lo mismo un bebé de 6 meses que uno de 11, pregunté y llegué a la siguiente conclusión: no anda=bebé. Nora anda de la manita así que pudimos subir en bastantes cosas. La granja de Elmo, un huerto que es como un super parque infantil, el carrusel, los portillos, el laberinto de espejos...

Nos encontramos con varios monstruos y, para frustración de los actores,  Nora se lo pasó genial con ellos. Se reía, bailaba, quería matar al bebé de los Adams...

Yaya, lo siento, pero la niña ha salido a su madre.

jueves, 9 de octubre de 2014

Problemas pre-bautizo

Vengo a desahogarme un poquito, faltan dos días para el bautizo y ayer pasó lo que hizo que el agua colmara el vaso.

Después de imponerme bautizar a la niña, de imponerme el restaurante, de imponerme el vestido, autoproclamarse madrina si mis primos no llegan a tiempo..
Mi madre, y de paso mi abuela, me han hinchado los ovarios hasta límites que creía que no tenía.
Lo nuevo: toda la familia está enfadadisima porque he invitado a mi abuelo.

Os pongo en situación: es mi abuelo por parte de madre, pero no es de sangre,  es decir que es el padrastro de mi madre. A mi siempre me han educado conforme era mi abuelo, y le cogí ese cariño. Ahora mi abuelo y mi abuela se llevan mal (pero mi abuela no se divorcia para que la siga manteniendo y siguen viviendo juntos) y no quiere que el venga.

Ya pasó algo parecido cuando nació Nora. Días antes mi abuelo se veía venir la situación y me pidió por favor que el quería ir a verme al hospital cuando naciera. ¿Que pasó?  Mi abuelo se quedó sin venir a verme al hospital.
Lo avisamos, lo hablamos... "cuando nazca Nora venir con el yayo al hospital" "si, no te preocupes". Nació Nora, mis tíos fueron a buscar a mi abuela,  mi abuelo preguntando si había nacido, se hicieron los locos y no lo trajeron.
¿Que hice yo? Plantarme en casa de mis abuelos el mismo día que nos dieron el alta, para que mi abuelo pudiera conocer a mi hija.
A mi madre y a mi abuela les sentó fatal,  y más de una puyita he tenido que aguantar.

Es que mi abuelo es muy malo, porque no nos da el mismo dinero que le da al hijo adoptado de su hija.
Bueno, y? Es su puto dinero. Primero que yo no quiero el dinero de nadie. Y no me quiere más o menos por darme X dinero.
Si me tengo que guiar por el dinero... Mi abuela tampoco me debe de querer mucho. Pues a mis primas siempre les ha dado para salir de fiesta, a mi no. A mis primas les ha comprado el ajuar cuando se independizaron, cuando yo me fui de casa era muy mala hija. Conclusión: tu me quieres menos que el yayo.

Es que mi abuelo no es de mi sangre y no me ha hecho de abuelo. Pues no es eso lo que yo recuerdo. Recuerdo tardes de juegos, tardes de parque, tardes de paseos, tardes de pelis Disney, veranos en la piscina, con mi yayo. Aun tengo gravadas en el corazón las palabras que me puso en el libro de firmas para mi comunión "te quiero tanto como si fuera tu abuelo natural ", pues yo también yayo.
De mi abuela solo tengo malos recuerdos, regalandome para que me estuviera quieta, para que no jugará (toc toc, era una niña, y las niñas juegan) Y diciéndome que era mala, que era una mala hija, que la depresión de mi madre era por mi culpa cuando tenía 7-9 años.
Conclusión: tu me quieres menos que el yayo.

Es que mi abuelo es tan malo que no parte todo el dinero que tiene con mi abuela. Primero tenían la cuenta conjunta
Mi abuela estuvo años dando por culo para separarlas. Ahora que las han separado el es el malo. ¿Porque? Porque así ella se gasta el dinero enseguida al mantener los caprichos de su hijo mayor y el no le da más dinero diciendo que no es justo para el resto de los hijos.

Ayer mi abuela vino de visita y tardó nada y menos en reprocharme que invitara a mi abuelo. Ella no va a estar agusto y por mi culpa va a estar toda la familia incómoda. Y mi madre, claro está, se puso de su parte (estando al tanto de lo que pienso y quedando avisada de que si me decía algo yo me defendería)

He invitado a mi abuelo porque, es mi abuelo.

Ahora que ya no te llevas bien ya no es mi abuelo. Pues lo será para ti. Haberlo pensado antes, haberme educado des de pequeña que ese señor no era mi yayo, tal como os avisó mi padre. Después de imponerme que es mi abuelo, ahora que no te conviene, como soy adulta, he de decidir que no es mi abuelo.
Pues no señora, como soy adulta, decido que ese hombre es mi abuelo. Y por mucho que te pese, le quiero más que a ti.

Me mordí la lengua, mucho. Todo lo que estoy escribiendo aquí lleva años comiéndome por dentro.
Ayer a mi abuela simplemente le respondí que no pensaba tomar parte. Si no le invitaba, luego no podría mirarle a la cara. Que cuando ella cortara la relación entonces invitaría a uno o al otro. Pero que no pensaba hacerlo mientras sigan viviendo juntos.
¿Que es tan malo como dices? Pues divorciate. Yo le invitaba, igual que invito a una tía que está peleada con otra tía por parte de la familia de mi padre.

Como he dado un golpe sobre la mesa y he impuesto que venga, soy malisima, porque claro, "mi abuela es sangre de mi sangre y el otro no es nada".

La próxima vez le invito a el, y si ella no está de acuerdo pues que no venga. ¿Que el resto de la familia de mi madre no quiere venir por no verle? ¡Perfecto! Cubiertos que me ahorro.

¡Por favor que pase el domingo pronto!

martes, 30 de septiembre de 2014

10 meses de amor

LHace un par de días Nora cumplió 10 meses. ¡Cambiamos de cifra, madre mía!  Parece mentira cuando te dicen eso de "disfrútalos que crecen enseguida".
Nora todavía tiene edad de ser un bebé, pero poco a poco veo como va dejando de ser mi bebé a una niña con sus ovários bien puestos.
Si, el carácter de Nora se hace notar, ¡no veáis si tiene carácter!

No me quejo, me encanta. Quiero que tenga carácter,  que sea una niña fuerte, capaz de decir "tu no me pisas", "pues no, porque no quiero", "no te lo llevas porque es mío " o "cómo me pegues te llevas una ostia que te dejo sin dientes". Si, hay que enseñarles que no se pega, pero puestos a pegar, prefiero que reparta ella las ostias a que venga a casa con la cara hecha un desastre y una heridita en el alma por no haberse visto capaz de defenderse. Porque yo he sido de las otras niñas, de no defenderse por miedo a que la regañe la profe.

Os cuento un poco cómo es Nora con 10 meses:

-Gatea a unas velocidades que no soy capaz de seguir.
-Anda sola cogiéndose al sofá o a algún mueble.
-De estar de pie cogida al sofá, se suelta y da palmitas (aguanta unos 15 segundos solita)
-Se enfada mucho cuando la interrumpes de algo que está haciendo.
-Te chilla si comes de su comida (pero prepárate para darle la mitad de la tuya)
-Cuando vamos a comprar coje todo lo que está a su alcance y la lía parda en las estanterías.
-Le gusta que al pasear por el pueblo pasemos delante de "canis", si están con la música del móvil y dando palmas, ella se une a la fiesta.
-Si al entrar a cualquier sitio o al toparnos con alguien no le dicen algo (en plan: miiira que niña más guapa), se frustra.
-Si no le dejas hacer algo peligroso, y saboteas todos sus intentos, se caga en tus muertos en su idioma y se cruza de brazos.
-En las estanterías a las que llega hemos puesto cosas que puede coger pero no son juguetes porque le mola eso de trastear cosas que cree que no le dejamos.

Con los 10 meses ha llegado la lengua de trapo, así que inauguramos sección de... taxan taxaaan...

Diccionario Norés-castellano

-"A táh": expresión que utiliza cuando nos hace daño y nos quejamos o si está haciendo alguna trastada y la pillamos.

-"Niiij": personaje naranja que sale en Super3 que le vuelve loca.

-"Elgato": así todo junto, para llamar a Pixie.

-"Cate": para llamar a Hécate.

-"Guauguau": se refiere a toda clase de perro. Yo no quería que llamara a los animales por su onomatopeya, pero mi perro ladra mucho y lo ha aprendido sola.

-"Mamá": muero de amor cada vez que me llama, suele ser cuando la tiene alguien en brazos o llora y no la consuelan bien.

-"Aya": para llamar a su abuela cuando mamá no está.

Eso es todo amigos, de momento :)

sábado, 20 de septiembre de 2014

Nora la superheroïna (parte lll)

Casi un mes sin escribir!  Me tengo que poner las pilas, pero organizando el bautizo no he encontrado un huequecito para escribir hasta ahora.
Faltaba explicaros es desenlace de nuestra historia:

Volví a casa de mis padres, destruyéndome a mi misma y hecha un trapo, y seguí iendo a terapia. Y gracias a esa gran persona que se hacía llamar psiquiatra, me puse peor. Ya ni me molestaba en esconder los cortes (las que llegasteis a mi instagram antes de que hiciera "limpieza" visteis un poco el asunto). Esa persona se dedicaba a hablar la hora entera de la sesión el solo, "porque tu eres una mala persona", "eres una manipuladora", "solo quieres llamar la atención y ser el centro del mundo"... Me hacía escribir un diario en el que yo explicaba todos mis pensamientos y luego lo utilizaba para insultarme. De vez en cuando hacíamos sesiones de meditación, tumbada en una camilla, sin nada en la parte de arriba y mientras me hacía respirar hondo, el me daba masajes (supuestamente para respirar mejor ) amasándome las tetas. Y tu, te dejas hacer, porque das por sentado que es un profesional, que sabe lo que hace, que tal vez te dice esas cosas para que reacciones, te cabrees y le demuestres que no eres así. Nos tenía más de dos horas esperando en la sala de espera, y allí, hablando con otros pacientes vi que tampoco les dejaba hablar a ellos. Mi diagnóstico fue Borderline, también llamado trastorno de personalidad límite. Y yo no paraba de preguntarme "cómo va a tratarme, cómo sabe como soy, si no me deja hablar, si no me deja contradecirle ni defenderme?". Pasé un año en iendo una vez por semana a su consulta. Un año de mi vida tirado a la basura.

Me envalentoné y decidí cambiar a un centro de salud mental que hay cerca de casa, pertenecían al Pere Mata y allí me habían tratado bien las veces que había ido de urgencias.
Me escucharon, me entendieron y diagnosticaron. Trastorno de personalidad paranoide. Me recomendaron una psicóloga y también empecé a ir. Una vez por semana, psicóloga, psiquiatra, terapeuta y enfermera.

Poco a poco fui saliendo de casa, me arreglaba... Al año estaba mejor, solo me cortaba cuando tenía mucha ansiedad.
Y apareció el padre de Nora. Fue amor a primera vista.
Al mes de estar saliendo yo tuve un bajón, gracias un machaque continúo por parte de mi madre. Y el empezó a reclamar mi atención (pese a saber qué me pasaba) "ya no me haces tanto caso", "ya no me prestas atención", "no me gusta que salgas con esta amiga", o mi favorita: "ya no le pones pasión". Me fue quemando, y me empecé a encontrar mal físicamente. Llevaba un mes sin venirme la regla y me pedí hora al ginecólogo. Yo siempre he tenido quistes en los ovários y he estado hasta 6 meses sin regla, pero estaba cansada de la situación y quería ver si podíamos probar algún tratamiento nuevo. En la visita me confirmó que tenía un quiste bastante grande, que me derivaba a un ecógrafo de Barcelona para valorarlo y ver que hacíamos. Me acuerdo de se lo comenté medio en broma a mi ex, "porque se que es imposible, pero y si estoy embarazada?", "pues da igual" me contestó.
Era imposible porque usábamos anticonceptivo.
Por aquel entonces me dejó, de un día para otro, porque había perdido la ilusión con nuestra relación. (Después descubriría que fue por otra chica).

Llegó la visita al ecógrafo, extrañado me preguntó porque me habían enviado. Le comenté lo de los quistes, el venga a mover el ecógrafo cuando suelta "pues no veo ningún quiste, pero estás embarazada de 17 semanas". Empecé a llorar,  era imposible, IMPOSIBLE. Pero lo estaba viendo, tenía un bebé de 4 meses creciendo dentro. Y antes de irme me preguntó si quería saber el sexo, era una niña!

Fue un stock, pero en el viaje de vuelta a casa me vino la iluminación. Iba a tener a mi querida Nora conmigo. Des de antes de que existiera sabía que iba a llamarse Nora, y me había propuesto ser madre a los 25 (si la situación lo permitiera, clarp). Llegaba tres años antes, y no en el mejor momento.

A mi padre, mis abuelas, mi tía y mi primo (el que ahora es el padrino de Nora) les sentó muy mal. Mi madre, que entró conmigo a la ecografía, iba tan convencida en que sería cáncer que al saber que era un embarazo solo sintió alivio. "Mejor uno más que uno menos" decíamos a todos al comunicar la noticia.

El padre de Nora, no quiso saber nada y no me volvió a coger el teléfono. Busqué asesoramiento legal y decidí ponerle mis apellidos.
Ahora somos una familia, monoparental, pero feliz.

sábado, 30 de agosto de 2014

¿Cómo es Nora?

Hoy haré un inciso en la história que os estaba contando.
Hace unos días Nora cumplió 9 meses, y quería aprovechar la ocasión para hablar de ella.

-Es una aventurera. Siente curiosidad por todo. Tiene que tocarlo y llevárselo a la boca.

-Es una fiestera, en cuanto escucha música mueve el culetes. Se pone de rodillas y se balancea (llevamos algunos cocos por esto).

-Le encanta hacer ruido. Con sus instrumentos o lo que le pille a mano.

-Pierde el culo por el Mic (serie de Tv3). Es escuchar la canción del principio y ya puedes decirle algo que no te va a hacer ni puñetero caso.

-Pega a los niños que la molestan en el parque (y les tira arena de regalo).

-Le pasa comida al perro de estrangis.

-Cuando tiene calor y se le da agua para beber se la autoescupe a chorro y de paso se refresca.

-Si se aburre juega con su baba, hace burbujas y se pega unos sipiajos importantes.

-Me despierta con una cariñosa ostia en toda la cara con todo el amor del mundo.

-Se pone contenta si al despertarse ve que la gata está durmiendo en nuestros pies, así puede tocarla, tirarle del rabo y saltarle en plancha encima.

-Le pierden los gusanitos. Ojo no te pongas en su camino mientras está comiendo porque te arrancará un dedo.

-No le gusta que la gente, hasta la que conoce (menos yo, los yayos y la mamá de Alexia) la coja en brazos.

-Le gusta aprovechar el rato que la dejo en la cuna (mientras hago la cama o lo que sea) para registrar lo que hay en la estantería que tiene delante.

-Le cabrea el coche. Solo conseguimos viajar si llevamos el CD del Mic.

-Los dientes no hacen acto de presencia.

-Disfruta participando en las comidas familiares.

-Le encanta salir, se pone a gritar de contenta y a mover los brazos cómo una loca. Así llama la atención de los demás y se pone aún más contenta.

-Le gusta subirse en las atracciones de la feria.

-Tiene fobia a la bata blanca.

-Cuando tiene sueño se tira de la oreja. Y si quiere dormirse se canta.

-Me araña los tatuajes.

-Aunque vaya profundamente dormida, se despierta si entramos en una tienda de juguetes.

No caigo en más cosas. Espero que os haya gustado conocer un poquito más a Nora.

martes, 19 de agosto de 2014

Nora la superheroïna (parte ll)

Os sigo explicando un poquito más.

A medida que pasaba el tiempo el rencor y desconfianza hacia mi madre fue creciendo.
Llegué a odiar las reuniones familiares y los viajes en coche con ellos.  Aprovechaban para reprocharme lo que fuera. "A ver si cambias de una vez..." "A ver si te buscas nuevos amigos, que los que tienes no me gustan" "Te han comido el coco..." son algunas frases que recuerdo.

En el verano después de cumplir 19 años me fui de casa, para irme a vivir con mi novio de entonces. Y a las malas, muy a las malas. Traté de hablarlo con ellos, de que entendieran que necesitaba un respiro, airearme, que me dejaran irme ese verano. No me quisieron ni escuchar, y me fui igualmente, con la intención de no volver.

Empeoré. Empecé a tener ataques de ansiedad diarios. Y al poco tiempo mi novio se empezó a cansar de mi. Y yo, por cada feo y cada rechazo de cariño que me hacía me cortaba.
Hasta que un día me llevé un susto, me corté en el muslo, demasiado profundo, y no paró de sangrar en toda la noche y la mañana siguiente. Me quiso acompañar a urgencias del Pere Mata (psiquiátrico de Reus). Pero al rato de estar esperando se fue para poder ir a trabajar. Me quedé allí asustada sintiéndome más sola que nunca. Dándole vueltas a la frase que me dijo la noche anterior "es que te estoy pillando manía".
De allí me derivaron a un psiquiatra.
Nunca fui.

La relación con mis padres fue dejando de ser tensa a normal, al alejarme de ellos era todo mejor.
Pero me fui hundiendo en mi misma poco a poco.

Y las cosas con mi novio fueron cada vez a peor.
Dejó de dormir conmigo, de abrazarme, de quererme...
Y empezó a jugar duro conmigo. Me hacía llaves para tirarme al suelo, me golpeaba contra la mesa, me tiraba a patadas del sofá...
Y era culpa mía. Si me hacía daño era culpa mía, porque el lo hacía jugando, y yo era demasiado floja. Crees que es culpa tuya, hasta que no pasa el tiempo no ves lo que realmente estaba pasando.

Me dió permiso para tener una gatita. para que así le dejará más tranquilo. Hécate vino a mi vida en unos de mis peores momentos y no me sentí tan sola, compartimos momentos muy duros en ese piso, y por eso nos volvimos inseparables.

Esa relación me acabó destruyendo. Era dar, dar, dar y no recibir nada. Me dejé completamente. Me daba asco. No me peinaba, no me cuidaba, no me duchaba... Para que? Si él no iba a tocarme de todas formas? Todo me daba igual. Hasta que un día me vine abajo estando en una reunión familiar y conté un poco lo que pasaba (solo que no nos llevábamos bien, de los golpes no saben todavía nada).

Mi tía me animó a dejarlo. Y empecé a ir a un matasanos que se hacía llamar psiquiatra. Un día mi madre me reconoció que tal vez debería haber hecho algo cuando me vió los cortes por primera vez. Se lo conté a mi novio, que me lo reconociera fue importante para mí "y ahora por su culpa me toca cargar con el marrón" me contestó.

Soy un marrón... No soy más que un marrón...
A los dos días me dejó porque se cansó definitivamente de mí.

Un año y medio después volvía a mudarme a casa de mis padres. Peor que cuando me había ido.

El desenlace en el próximo post.

jueves, 14 de agosto de 2014

Nora la superheroïna (parte l)

O Hace tiempo una psicóloga me recomendó lo que voy a hacer ahora, pero por entonces no fui capaz.
Voy a escribir mi história, de como casi acabo internada en un psiquiátrico y el porqué. Me voy a enfrentar a mis fantasmas y los voy a dejar atrás.

No tuve una adolescencia fácil, nadie tiene una adolescencia fácil.
Mi madre tiene depresión des de que yo tenía 9 años y hubo épocas bastante feas. Me acuerdo que hubo unas semanas que no quería vernos ni a mi padre ni a mi. Otras veces mi abuela nos acusaba que todo era culpa o de mi padre o mía. Eso, repito, a una niña de 9 años.

Fui creciendo con la sombra de la depresión de mi madre, que fue pasando de una enfermedad mental a un cuento chino. "No puede venir tu familia (la de mi padre) porque me pone nerviosa" "No puedo ir con la niña de compras que me agobia" Pero situaciones así con su familia no le ponían nerviosa... Se que des de entonces fui criando un rencor hacia ella que con los años no para de crecer, y ella todavía se pregunta porque siempre estoy a la defensiva.

Con 15 años una prima mía con la que me llevo un año empezó a venir a veranear a mi pueblo. Compartí mis amigos con ella, hasta que empezaron comparaciones, ella era mucho más guapa y estaba más buena "ostras! Pues no parecéis primas". Cada vez que salía ese comentario me sentía fatal.
Cada vez me sentía peor conmigo misma. Al final dejé de poder mirarme en el espejo y a vomitar cada vez que comía.

Pasaron los meses, un año y pico creo, y me animé a decirle a mi madre que no me encontraba y que si me dejaba ir a un psicólogo. "Son cosas de la edad, no seas tonta".

Busqué ayuda por Internet y encontré lo contrario. Un montón de páginas pro anorexia y bulimia (Ana y Mía las llamaba entonces). Conocí el Self Injury, y me enganché. Y eso fue el principio de todo...

*El Self Injury es hacerse daño/automutilarse. Provocar dolor físico para así olvidar el psicólogico. Dejar salir las emociones frustradas de alguna manera. Cortes por todo el cuerpo, golpes, arrancarse el pelo, arañazos, quemaduras...

Las que me conocéis sabéis que me encanta el Heavy Metal. Siempre me ha gustado. Y en esa época empecé a vestirme bastante gótica (gracias a eso encontré un par de amigas que me ayudaron mucho entonces). Son fases que pasamos... Algunas van de Barbies, chonis... Me acuerdo que los chunguillos del pueblo se metían con nosotras. Lo encontrábamos divertido. Pero que tus padres te dijeran que les dabas vergüenza... eso lo tengo grabado a fuego.

Un día mi madre me vió unos cortes que me había hecho en la muñeca. Le dije que fue jugando con el gato y me creyó, a pesar de que se notaban las marcas de la cuchilla. Era lo más fácil, fingir que había sido el gato y dejarnos de historias.

Continuará...

jueves, 31 de julio de 2014

Panera de los tesoros

Hace un par de días le regalé a Nora su propia panera de los tesoros. Os cuento en que consiste y como hacerla:

La panera de los tesoros es un juego sensorial que se usa mucho en la pedagogía Montessori. En la que creen que hemos de dar espacio a los niños para experimentar, con diferentes estímulos.

Esta actividad está recomendada a partir de los 6 meses, cuando el niño sepa coger cositas y se mantenga sentado.

Consiste en proporcionarles una cesta llena de objetos estimulantes para ellos. Dejarles que jueguen, chupen, golpeen y hagan lo que sea con dichos objetos mientras nosotros nos convertimos en observadores pasivos. Solo podremos intervenir si vemos alguna conducta peligrosa o si el niño nos invita a participar (aunque no hablen, por ejemplo Nora me va dejando en el regazo los objetos con los que quiere que juegue yo).

Si os da pereza montarla, que si compra esto, busca lo otro y tal. Origen Bebé las vende en su tienda online. (No, no me dan comisión, pero es que son un amor de gente)

La cesta la podéis hacer con trapillo, tenéis miles de tutoriales por internet, yo lo encontré entretenido pero bastante fácil. A la hora de la práctica me encontré con que a Nora le gustaba meterse dentro, así que acabé comprando algo más rígido.
También puede ser una caja de cartón, de mimbre...

¿Que metemos?
Prácticamente lo que se nos ocurra. Se ha de poder estimular el oido, el tacto, el gusto, la vista y el olfato.
Materiales como madera, vidrio, metal, paja... que haya el menos plástico posible, ya que día a día no paran de tocar este material.
Teóricamente ha de haber una variedad de 60 objetos, e irlos cambiando al cabo del tiempo para que no los aborrezcan.
Yo encuentro que 60 son demasiados para empezar, así que he empezado con unos 10 e iré ampliando (así tengo tiempo de encontrar nuevas cosas).

Os dejo la lista que me hice yo para que cojáis ideas:
-Botellita de vidrio con lentejas
-Pañuelo de tela
-Trozo de toalla
-Cordones
-Cintas se raso
-Esponja natural
-Esponja exfoliante
-Aros de los que se cuelgan las cortinas
-Cáscara de coco
-Rodillo para amasar
-Mortero
-Cuchara de madera
-Rollo de papel de cocina
-Tetrabric
-Pinzas (de colores, de plástico, con washitape...)
-Tapón grande de corcho (de los que tapan tarron, no los del vino)
-Palo de médico (este a Nora le ha molado muchísimo, y a mi solo tocarlo me da una dentera....)
-Moldes de silicona
-Peine
-Cepillo
-Libretita
-Pincel de repostería
-Brocha
-Ovillo de lana
-Colador pequeño metálico
-Estropajo
-Lima de uñas
-Pelota de tenis
-Pelota que tiene como pinchitos (que no pincha, claro)
-Cuerda gorda (por ejemplo un juguete de perro)
-Batidor de barillas
-Figuras de madera (como las de hacer manualidades, scrap...)
-Mando o móvil viejo
-Abanico
-Medidores de cantidad metálicos (esos que miden cups y teaspoons)
-Plumero
-Cascabeles (grandotes)
- Llavero con llaves viejas
-Masajeador de madera
-Cascara de nuez
-Botón gigante
-Huevera (de la de cartón)
-Piedra pómez
-Muelle (de los que sirven para agrupar varios cables)
-Paquete de pañuelos de papel
-Fieltro y/o goma eva de diferentes colores cortados en diferentes formas
-Limpiapipas
-Papeles de diferentes texturas (celofan, de cera, cebolla...)

También las podéis hacer temáticas.  De verano: añadiendo estrellas de mar, conchas, pechinas... De otoño: con piñas, hojas secas...

Espero haberos dado varias ideas para divertiros con vuestros peques!
Cualquier duda me encontraréis en Facebook como Mofletes & tatuajes.

lunes, 26 de mayo de 2014

Miniyo cumple 6 meses!

Hoy hace 6 meses de ese 26 de Noviembre en el que Miniyo asomó la cabeza por el mundo.
Y he querido rememorar la historia, ya que aún no he explicado mi parto (no) respetado.

Me enteré de que estaba embarazada bastante tarde. Gracias a mi gran exginecólogo, que como tengo ovarios poliquísicos, me afirmó que uno de los quistes había crecido y por eso estaba teniendo problemas hormonales. Me mandó a un ecógrafo para verlo mejor y chan chan....!! El quiste era una niña de 17 semanas, bravo!!

Con el tiempo pegado al culo, me puse a buscar un gine mejor con el que parir, y al final me recomendaron la Teknon, que es donde nació mi primo y "si han ido la Infanta y la Shakira malo no tiene que ser".
Empecé a ir a preparto en el Cap de mi pueblo a pesar de que no fuera a parir con ellos. Y poco a poco, mientras ellos me daban toda la informacion posible, planes de parto, compromiso de parto respetado, piel con piel y esas cosas estupendas de las que me enamoré, fui viendole las orejas al lobo. Pues en la Teknon, por mucho que preguntaba nadie parecía saber nada de eso de plan de parto, se iban pasando la pelota los unos a los otros "eso las de recepción", "eso el ginecólogo", "eso la matrona"... Me empezaron a entrar dudas, y cuando intenté hablarlas con mi familia e intentar ir al hospital de mi pueblo o a otra clínica en la que me respetaran. Pusieron el grito en el cielo "que que chorradas eran esas de respetarte en el parto, allí mandan los médicos que son los que saben, no puedes ir pidiendo lo que a ti te apetezca".

Conseguí que el ginecólogo me escuchara y me dio la razón para que me quedara contenta "si si hacemos de todo, piel con piel, te puedes mover, y parir en otras posturas". Yo seguí con la mosca destrás de la oreja, frustrada por no poder ir al hospital del que me había enamorado para parir.

Finalmente llegó el día, el lunes 25 rompí aguas a las 2 de la tarde. Me duché tranquilamente, yo me hubiera quedado unas horas descansando en casa porque las contracciones no eran muy fuertes ni constantes. No me hicieron caso, bueno ni a mi, ni a la matrona con la que hablé por teléfono. Cargaron el coche y me llebaron para la Clínica.
En urgencias me dejaron un rato esperando hasta que me vinieron a buscar con una silla de ruedas, para dejarme en la puerta sola con mis contraccioncillas que empezaban a joder un poquito hasta que me dejaron entrar.

Allí me cuestionaron varias veces que hubiese roto aguas, porque la semana anterior fui por una falsa alarma. Hicieron un análisis para ver si eso que salía era el líquido amniótico de verdad, lo confirmaron y me regañaron por haber ido tan pronto, ya que al ser rotura de bolsa me tenía que quedar ingresada. Me dejaron en una habitacioncilla sola un par de horas, vino mi madre y una horilla más mientras esperaba que me prepararan una habitación.

Una vez en la habitación me entró el síndrome del nido y empecé a ordenar toda la ropa en los armarios, me duché para quedarme más fresquita, probé la cena que no me gustó nada (me cago en la cabrona a la que dieron el alta y dejó pedido para la noche lenguado y crema de puerros).  Fui pasando la noche, aguantando las contracciones cada 5-4 minutos mientras me decían que aún no era suficiente. Vinieron a buscarme a las 8 de la mañana, y yo no había pegado ojo.

Entré a la sala de partos bastante animada, aguantando bien las contracciones. Llegó una matrona bastante mayor a ponerme una via "porque al llebar tantas horas la bolsa rota era peligroso". Y me regañó por tener tatuajes "es que esas cosas no se van". Ostias! ¿No me digas? Y yo que pensaba que se iban con cuatro duchas... ¿Tengo alguno que moleste en caso de complicaciones? No, ¿verdad? Pues callate pedazo de mula. Me monotorizaron y no me dejaron cambiar de postura para llebar mejor las contracciones.
Se me hicieron las 12 del mediodía, estaba ya muy cansada, con mucho hambre y mucha sed (no comía/bebía nada des de la noche anterior). Pedí agua varias veces, pero no me permitieron beber. Vomité bilis aguantando el dolor y de hambre (que cosa más asquerosa por cierto), siguieron sin darme agua. Al final, a mi pesar pedí la epidural. Me volvieron a regañar por los tatuajes y me acabé durmiendo una horita. Al despertarme descubrí que no podía moverme de cintura para abajo.

Hacia las 2 pm empezó el show. Llegó mi gine, ya estaba dilatada y podía empezar a empujar. Miniyo no hacía amagos de querer bajar. Me dejó sola empujando hasta las 3 pm, que volvió  y estubo viendo si bajaba un poquito o no. A las 4 pm me pasaron a la sala de partos (me se las horas porque mi único entretenimiento era mirar el reloj que tenía enfrente)

Yo ya empezaba a estar un poco mosqueadilla. Allí pidió ayuda a otro gine para valorar si me hacían cesarea (yo cruzando los dedos para que no, mi madre cruzando los dedos para que si). Había sitio suficiente, así que seguimos.
Se me pasaba el efecto de la epidural, pero así sentía mejor cuando hacer los pujos. Y de golpe veo que la matrona se me sube encima de la barriga para empujar ella! Le indiqué que me estaba haciendo daño, y que esa maniobra ya no era necesaria porque se había demostrado que era peligrosa. Me regaño porque "yo no tenía ni idea". Lloré de la frustración mientras empujaba y la matrona me machacaba las costillas. Me volvió a regañar por llorar. Mi madre apoyándola "no llores tonta" y haciéndome polvo el brazo de la vía mientras frotaba para "darme apoyo". Descubrí que gruñendo en cada pujo podía hacer más fuerza. Y me llevé otra regañina para que me callara.
A las 4:30 pm decidieron usar fórceps, porque seguía sin bajar. Y a las 5 menos 10 me ponían un momento a Miniyo encima de la barriga, y se la llebavan para pesarla y que la tubiera mi madre en brazos.
Me dió fiebre y empecé a temblar con mucho frío, pedí a las matronas que se quedaron en la sala de partos rellenando papeles si me podían poner otra sábana. Siguieron a lo suyo mientras se reían de la que estaba detrás de mi y estaba sufriendo porque quería un parto natural.
Me cambiaron de camilla como si fuera un saco de patatas porque seguía sin poder moverme. Y cuando me devolvieron a Miniyo, por fin nos taparon con una mantita.

El desenlace ya os lo expliqué,cabreadísima con el mundo me encontré con la habitación llena y nada de intimidad.

No tengo palabras para explicar lo mal que me sentí, ninguneada, movida a su voluntad, que nos separaran, que me regañaran por gilipolleces... El resentimiento va a costar que desaparezca, si es que lo hace algún día.
Al menos aprendí que no pienso volver a esa Clínica, que voy a seguir mi instinto a pesar de que nadie me apoye, que cuando me vuelva a poner de parto no pienso avisar a nadie hasta que ya haya nacido y enganchado a la teta.

Lo que si puedo decir, es que de ese sufrimiento salió lo más bonito que he hecho en la vida. Que no me arrepiento de la decisión que tomé de tenerla aunque estubiera sola. Y que cada día me tiene más y más enamorada.

Porque ahora somos ella y yo contra el mundo.

miércoles, 21 de mayo de 2014

Probando los Cupets

Hace tiempo que me apunté al sello de calidad de Madresfera para probar unos juguetitos llamados Cupets.
Se ve que han arrasado en Italia.
A mi me tardaron bastante en llegar, pero cuando abrí el paquete, para mi sorpresa venían mogollón!!
Son unos animalitos en forma de cubo, la mar de monos. Y luego los tienes como mascotas en el móvil. A mi me han enamorado la serpiente y el murciélago.

Tengo que evaluar lo siguiente:
- Facilidad de uso: teoricamente es muy fácil, te descargas la App, introduces el código y a jugar. A mi me ha sido imposible jugar. Cuando te lo intentas descargar ya te avisa que es lento y que mejor te conectes a un wifi. Bien, el wifi de mi casa no furula así que me ha tocado gorronearlo. Y cuando, despues de una eternidad se me descarga ¡sorpresa! "no hay memória suficiente". Venga a borrarlo todo, vuelta a gorronear wifi, y otra vez el mismo mensajito. Hice tropecientos intentos. Y al final lo intenté con mi antiguo móvil. Conseguí descargarlo, y se me quedaba pillado.
- Jugabilidad: para mi ha sido imposible, pero alomejor eran mis móviles haciéndome sabotaje.
- Diversidad de opciones de juego: no sabe, no contesta. En lo que se refiere a los cubitos en si, se te pueden ocurrir mil cosas. Miniyo es super destroyer, se lo ha pasado pipa tirándolos por la escalera. Yo he ido haciendo construcciones, rollo torres, piramides y tal, y ella los derrumbaba.
- Material del juguete: a mi me ha molado, es como de gomilla dura jejeje. Te traen una cuerdecita para que te los cuelgues donde quieras (lo veo demasiado armatoste para el móvil). Yo se la he quitado para poder jugar con Miniyo.
- Diversión: yo le daría un 5 raspao, por eso de no poder probar la App, que me ha dejado con muchas ganitas.

¡Atención atención!
Voy a sortear Cupets. En mi Instagram colgaré la foto de los animalillos afortunados que pueden acabar en vuestra casita. Solo tenéis que hacerme la pelotilla un poquillo y ya estareis participando (es broma, con un comentario diciendo que participais basta, aunque si cuela... jejeje).
Colgaré en resultado el lunes que viene en IG.
¡¡Suerte a todas!!

A las que no me seguís en Instagam: es Pixie_makemefree

lunes, 12 de mayo de 2014

Mi primera feria Bebés&Mamás

Después de casi un año esperando, ayer fui a mi primera feria de Bebés&Mamás, ya que la del año pasado se celebró justo antes de enterarme de que Miniyo estaba en el horno.

Iba yo muy preparadita, descuento de internet, el cochecito y su bolsota para la hora de comer y el fular para moverme mejor por allí después de dejar el cochecito en el parking que anunciaban.

Intentar aparcar parecía imposible porque hacían los 3 Tombs, menos mal que a mi me llevaron. Aprobechamos y Miniyo vió por primera vez un caballo. Como iba en el fular estaba en primera fila, alucinó, y cuando vio que hacen pipí cual manguera se partió de risa.

Nada más llegar a la feria, sorpresa, este año habían pasado de poner parking de cochecitos "porque lo usaban muy pocas". Bieeeen, estupeendo. Acabé usándolo de carrito de la compra, pero para ello me pasé el día sorteando carritos que debajan abandonados por en medio los padres para ver stands.

No he visto tanta mochila colgona en mi vida. Me supo fatal ver que a penas había tres stands de crianza natural y portabebés ergonómicos. Me harté de ver mogollón de padres gastándose un dineral en mochilas "como la de Shakira", cuando por menos de 100 euros podías encontrar Bobas, Manducas... hasta ediciones especiales preciosas.

Como no quería volverme loca comprando me llevé la lista de casa:
-Gafas de sol: Miniyo tiene los ojos claritos y es recomendable que las usen des de los 6 meses.
-BLW: buscaba cosillas divertidas para compaginar con la introducción de sólidos.
-Secababas: des de hace un mes y medio a Miniyo los dientes le han empezado a dar guerra, no me gusta tapar los conjuntos con un babero y los secababas que tiene le traspasan.
-Ropa rockera: las que me conoceis ya sabéis que Miniyo sin ropa rockera, no sería Miniyo.
-Portabebés veraniego: la 3G le va un poquito grande, y con los otros dos portabebés sudamos un huevo.
Lo he encontrado todo menos las gafas (se las he comprado en Amazon al final), así que en cuestión de compras salí muy satisfecha.
Mi gran descubrimiento ha sido el Suppori que me compré. Pensaba que era para cuando eran más grandes, pero gracias a Kangura me informaron genial y no pude resistirme al precio ¡bueno, bonito y barato señora!

Colas inmensas para minimuestras, papillas ecológicas que me merendé, Miniyo tirando de los pelos a las señoras que se nos apretujaban peligrosamente...

Fui a la charla de "24 horas como bloggera" y no me gustó nada, me fui a los 10 minutos, pues dedicó ese tiempo a exaltarse a si misma y a las marcas.

Puntazo de Hero Baby que puso la fórmula 1 en pantalla gigante, me pareció un detallazo de cara a muchos papás.

Eso fue todo amigos. El año que viene repetiremos, esperando ver más portabebés que colgonas, y de poder desvirtualizaros a alguna.

viernes, 9 de mayo de 2014

El Imperio contraataca

Como ya os adelaté hace unas entradas, el Imperio están reuniendo fuerzas y, como ya ha finalizado la guerra de la lactancia, han decidido iniciar una nueva guerra, para hacerme un favor y que el blog no quedara sosillo. 

Todo viene a raíz de las comparaciones cosa de la que obviamente, no estoy deacuerdo.
Os cuento:

Tengo un primo de 6 años. Éste siempre ha sido muy temperamental, se ha criado a base de azotes en el culo, sacudidas y gritos. No se me olvida la imagen de su madre dándole un azote y chillandole "¡Iker no se pega!", "¡Iker no se chilla!". No voy a entrar en lo ilógico que me parece... Pues bien, el niño "aún" duerme con sus padres.
Y digo "aún" porque todos lo ven como un problema, sobretodo los padres. La madre ha hecho que el padre se vaya a dormir a la habitación del niño para estar más cómodos.

Todos saben que Miniyo no ha tocado la cuna (ni la tocará). Yo no se lo he contado, porque paso de que me den sus opiniones. Pero mi madre se ha encargado de proclamarlo a los cuatro vientos. Mirad que llega a ser falsa y chaquetera. Depende de con quién está hablando dice una cosa. Lo estoy haciendo genial, que eso de malcriarla es una tontería o la estoy malcriando y voy a tener problemas.

¡Ha empezado la guerra contra el colecho!
Des de hace semanas no paran de regalarme consejos de que Miniyo ya es mayor para dormir en mi habitación, no digamos ya en mi cama... "no te vaya a pasar como con el Iker".

Vamos a ver, ¿hace falta recordar que cada niño es un mundo?

Ya puestos a comparar... dudo mucho que me pase "como al Iker". A mi me parece que ese niño quiere estar en la cama de sus padres porque es el único rato que estan juntos de verdad, sin chillidos. Nunca he visto que sus padres jugaran con el, que le abrazaran... solo he visto gritos, azotes, lágrimas y regañinas.
Miniyo no se ha separado nunca de mi, ha ido siempre porteada salvo cuando ella se mostraba incómoda y parecía preferir el cochecito. Y me va acabar aborreciendo de tantos achuchoncillos que le doy, además de que procuro pasar todo el tiempo de "calidad" que puedo con ella.

Y si a los 6 años sigue en la cama de sus padres ¿que problema hay? Disfrútalo, que en dos días preferirá estar con sus amigos. Si estáis estrechos, pues poned una cama supletoria pegada a la de matrimonio. ¿Se ve perjudicada la intimidad de pareja? Señores, si para intimar solo se os ocurre hacerlo a la hora de dormir y en la cama, el problema lo teneis vosotros, no vuestro hijo.

Obviamente yo no he dicho nada de esto, mis opiniones son mias y no las doy a no ser que me las pidan. Yo no soy quien para decirle a esa madre si lo está haciendo bien o mal. De la misma forma que ellos no son nadie para decirmelo a mi.
Pero necesitaba desahogarme y decir lo que pienso. Y para eso es este blog.

Adivinad que me han montado en la habitación de al lado... ¡una cuna!
Ya es oficial, una nueva guerra ha empezado.

jueves, 24 de abril de 2014

Empieza una nueva batalla

Una vez acabada la batalla contra Voldemort... Con el resultado final de Nora rechazando el pecho y yo tildada de mala madre, irresponsable que no tiene la iniciativa de hacer lo correcto para su hija.
Ahora ha empezado una nueva batalla, con algunas luchas extra para que el público no se aburra.

Empecemos con una de las luchas extras, que es más corta. Ahora que le tengo que dar biberón, han creado la teoría de que no sale ni traga suficiente cantidad. Antes tenía el Tommee Tipee, que se parece al pecho pero no es tan difícil como el Calma. Pues un día volví a casa y me encontré que mi madre en su cruzada particular contra Voldemort había tirado todas las tetinas y lo había susituido por varios biberones "de los buenos".
Ahora tengo las tetinas de suavinex que según las gires cambia la cantidad de chorro. Así que puedo pasar de goteo a chorro con un giro.

Pues insisten que le pegue un corte para que salga aún más, que es lo que se ha hecho toda la vida.
A mí, mi instinto me dice que porque se haya hecho toda la vida no quiere decir que sea lo correcto. Pediatras, farmaceuticos, doulas y revistas me han dicho lo mismo. Y más cuando veo que con el chorro denso se atraganta de vez en cuando.
Además después de comer vomita. "Es porque es muy nerviosa y no para".
No señores, ¿quién va a conocer a la niña más que su madre? Es cierto que la niña no se está quieta, pero la he visto vomitar estando tranquila o durmiéndose, siempre después de comer. Así que se debe a que ingiere más de lo que debe.

Pues no, ellos, que la ven una vez al mes, son el gran consejo de sabios. Y como ha salido de mi pegar el corte a la tetina ya hemos vuelto a la historia de que soy una irresponsable que no se ocupa de las necesidades de su hija.

En fin... ¿A vosotras os pasó algo parecido? ¿Os atrevisteis a "pegar el corte"? Si os vomitaba, ¿que haciais?

P.D. Finalmente mi madre hizo el agujero a mis espaldas.

viernes, 21 de marzo de 2014

Mi armario de portabebés

Como ya me han preguntado varias personas, he decidido lanzarme a hacer un post sobre mi experiencia en el porteo.
Casi siempre digo que visiteis la web de Origen Bebé. Y no, no me pagan por la publi. Tube la suerte de encontrar la tienda en la calle de detrás de mi casa y no puedo estar más contenta. Venden fulares elásticos, tejidos, toda clase de bandoleras, mochilas boba y manduca, ropa de embarazo y lactancia, pañales de tela... Pero lo mejor, los dueños, asesoran y te enseñan a usarlos por blog, teléfono o lo que sea sin ningún compromiso.
Una vez acabado el peloteo (no, en serio, me han ayudado muchisimo) voy a hablar de mi experiencia estos 4 meses.

Fular elástico: lo compré estando embarazada y lo usé des del segundo día de estar en casa. Dos veces me costó cogerle rapidez al nudo, a la tercera todo fue perfecto (y yo soy torpona). Nora iba super recogidita y me daba muchisima confianza.
Nudo básico: http://www.youtube.com/watch?v=whbQi_0DlXc&feature=youtube_gdata_player
Al tercer mes teneis que cambiar de nudo, porque el bebé empieza a pesar más y aparecerá el efecto colgona. Dejará de tener la posición de ranira y quedará colgando de sus extremidades, a parte que os joderá el dolor de espalda. Es muy parecido al primer nudo, así que no es nada complicado de aprender.
Nudo para más mayores: http://www.youtube.com/watch?v=m_FAEgr81GU&feature=youtube_gdata_player
Nosotras tenemos en Boba Wrap.

Bandolera con anillas: me la compré a los dos meses de nacer Nora. Con el fular a veces pierdes tiempo con el nudo, y con este es estirar de la tela y listo. Va genial para momentos cortos, bajar del coche y hacer algún recadillo... Pero si pasas mucho rato te duele la espalda al cargar todo el peso en el hombro. Y veo a Nora menos segura, solo la aguanta un trozo de trapito que le pasas por el culete y se sugeta con tu barriga. Así que no confio tanto.
Nosotras tenemos el de la marca Corazón con Corazón.

Mochila ergonómica: pensaba comprármela cuando Nora fuera más mayor, cuando quisiera estar en el suelo y en brazos cada dos por tres. Me parecía un poco coñazo estar todo el día con el fular venga a hacer y deshacer nudos. Pero las Bobas 3G estaban de liquidación... así que ganga al canto.
La he llevado unas cuantas veces y me he enamorado. Con dos movimientos ya la tienes puesto, super rápida, cómoda, no duele la espalda y hasta me corrige la postura. Nora va super sugeta, puede chafardear lo que quiera, y dormirse protegida con la capucha que trae. Además tiene unos bolsillos geniales para llevar cuatro cosas si no quieres llebar bolso. Y si llevas bolso, la mochila tiene unas cintas para sugetarlo (esto con el fular es un rollo, porque se me resvalaba siempre).
De momento le va un poco grande, a pesar de que es a partir de 3 meses y Nora está rozando los 4. Podría guardarla para más adelante. Pero me he apañado un cogín reductor casero como el de la 4G poniéndole una muselina enrollada en el culete.

Tengo pendiente comprarme un Mei tai, cuando lo pruebe ya os contaré que tal la experiencia.
Espero haber ayudado un poquito.
¿Vosotras que portabebés preferís?

jueves, 20 de marzo de 2014

Capítulo III: Voldemort y las cagaleras de la muerte

Justo cuando el que no debe ser nombrado iba avanzando en la batalla y parecia que podríamos empezar una lactancia mixta medio decente... Llegaron... txun txun... ¡¡las cagaleras de la muerte!! Gastroenteritis en su defecto.
Hemos pasado dos semanas malas, jodidamente malas. Empezó el lunes, que fuimos a la dermatóloga porque a Nora no se le acababa de ir lo rojito del culete y los escemas (costra lactea segun el pediatra de la SS). Descubrimos que no es costra lactea (eso ya me lo olía porque lo que tenía la niña en la cara no era normal...) ni escozedura (que también me estrañaba si usamos pañales de tela). Tiene dermatitis atópica. Así que tira para la farmacia y déjate un dineral en cremas y preparados de laboratorio... Poquito a poco fue mejorando, hasta que llegó el miércoles, dejó de comer, vomitaba, tenía fiebre y esaba quejosa. Llamé para que viniera un médico de la mutua a casa, que ya me costó convencerlo porque "total por unas decimillas y vómitos no merecía la pena el viaje, que la llevara al día siguiente a la SS". Mis cojones, no pago la pasta que cuesta la mutua para que no me quieran dar uno de los servicios que tanto te venden. Así que vino, para acabar diciendo que no sabe que le pasa e irse tan contento. Al día siguiente fuimos a su pediatra y dijo que era gastroenteritis, pero como lleva la Rotactec no le ha dado fuerte, unas gotitas y como nueva.
Mis cojones también, cada vez comía menos, como mucho 150 ml al día, y ni hablemos de hacer el esfuerzo de estar por el que no debe ser nombrado. Así que el lunes de la semana siguiente fui a un pediatra del Hospital dels Nens, que tampoco quiso hacer nada más, aún viendo que llevaba más de 200 gr perdidos, y estaba blancucha y se le notaban las costillitas.
Mi tio me recomendó el pediatra al que llevaba a mi prima, y por fin acertamos. Trató a la niña genial (que a veces parece mentira que sean pediatras, zarandeándolos como si fueran muñecos y no dirigiéndoles la palabra). Me hizo muchísimas preguntas del historial familiar (que ninguno había hecho antes). Y me mando vitamina D y hierro para evitar que siguiera anémica como estaba, y cambiar a leche sin lactosa por si tenía intolerancia como yo. Por si acaso, mandó que le hicieran una ecografía y un análisis de orina, y así descartar que fuera algo más.
Lo que cuesta encontrar un pediatra decente, coño.
Al final fue comiendo un poquito más día a día. Hasta que llegó el sábado y volvió a dejar de comer. Ahora estaba restreñida por culpa de la leche sin lactosa. Fue volver a la normal y todo solucionado. No os contaré el mal rato escatológico que pasamos para que saliera la puñetera caca.
En fin... ahora cada vez come más, aún no ha llegado a lo que comía antes pero poco falta. Y ya vuelve a ser el bichín alegre que tantos ruiditos hace, que era lo que más me preocupaba.
¿A vosotras os ha pasado algo así? ¿Ver que vuestro hijo está mal y que el pediatra pase de hacer nada?

miércoles, 26 de febrero de 2014

Capítulo II: el que no debe ser nombrado ataca de nuevo

Pensaba no dar más el coñazo con mi lactancia frustrada, pero ha habido varias situaciones importantes que necesito y me apetece compartir.
En mi casa, por no decir la casa de mis padres (ya que tanto se encargan de recordármelo), las cosas pasaron de castaño oscuro.
Decidí atarme los machos, ignorar aún más si cabe sus opiniones y seguir intentando luchar contra el biberón. Después de miles de berrinches y rechazos a la teta, quise intentarlo con el piel con piel. ¡Ni eso me han respetado! Es super violento estar intentado tener ese momento de paz con tu bebé, y mi madre plantada en los pies de la cama mirando, con los brazos cruzados, enfadada, juzgándome y criticando. "Eso no es bueno para la niña" "No para de mover la cabeza, no le gusta" "Pero no ves que se cansa?!". Ni me molesté en contestar, estube intentando seguir tranquila. Al ver frustrado su intento de sabojate a la teta huyó enfadada a elaborar un nuevo plan para luchar contra el que no debe ser nombrado. Nora se engachó en cuanto mi madre salió por la puerta.
Como fui tan mala madre y seguí a favor del señor oscuro, la alianza revelde del biberón  (si, estoy mezclando Harry Potter con Star Wars) volvieron a luchar en defensa de los polvitos salvadores. Y decidieron ordenarme hasta cuando tenía que cambiarle los pañales a MI hija. ¿Holaa? ¿A alguien más le parece una gilipollez?
Así que yo, el señor oscuro y el que no debe ser nombrado nos fuimos cabreando hasta que decidí plantarles cara, que quien educa a mi hija soy yo, no ellos.
Y así se inició la guerra de las galaxias y contra los mortífagos en casa. Con solo deciros que me llebaron a rastras a la psicóloga porque esto que hago y digo es porque "no estoy bien de la cabeza"... Bleh voy a dejarlo porque me enervo.
Y hoy, Nora ha querido romper una varita a mi favor y en mitad de un biberón ha empezado a chuparme la teta con camiseta incluida, la he sacado y tachán tachán... ¡se ha liado a mamar del que no debe ser nombrado!
Hoy he visto una luz al final del tunel, me ha vuelto la esperanza. Hoy creo que, si seguimos sin tirar la toalla, volveremos a la teta.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Compras "inútiles" de la lista del bebé

Después de idas y venidas con la lactancia, y mil problemas personales más, hoy me he puesto en modo super mamá y me he puesto al día con mis lecturas, proyectos DIY, limpieza en casa... Y por fin he encontrado un huequecito para escribir.
Llevaba tiempo con ganas de hacer esta entrada. Yo, como muchas, pequé de madre primeriza y compré todo lo que me dijo la mujer de la tienda ante la llegada de mi bebé. Ahora veo la mitad de trastos  y me llevo las manos a la cabeza. ¡Menudo desperdicio de dinero! Y digo trastos, porque es lo que han acabado siendo, trastos ocupando sitio y criando polvo.
Ojo, que con esto no pretendo deciros que comprar o no. Todo va en función de las necesidades de cada familia.

-La cuna: yo tenía claro des del primer día que iba a practicar colecho con Nora.
Así que no se como me dejé engatusar y acabé comprando una con el consejo de
"por si no se te da bien el colecho".
Y ahi la tengo, en un rincón sin montar. Si queréis colechar no compraría cuna, si véis que no funciona siempre podeis ir a alguna tienda cercana a último momento, o si os da miedo chafar al peque podéis optar por cunas sidecar
(en Ikea las hay baratitas).

-La minicuna/moisés: si la cuna me parecia inútil, esto el doble. Es un gasto de dinero inecesario para usarlo 5/6 meses.
Si vas a usar cuna y te da miedo que se haga daño con los barrotes, yo invertiría en un cojín de lactancia largo. Lo podéis poner a su alrededor, tapando los barrotes, y luego le podéis dar más usos
(a parte que su precio ronda los 30 euros no 100 como la minicuna).

Minicuna, que se a convertido en lugar de reunión de mis gatos.
-Las pezoneras: en la lista del hospital en el que fui a parir salian, así que me las compre. Me arrepiento muchísimo.
En cuanto las matronas vinieron a enseñarme a poner la niña al pecho quisieron recurrir a ellas. Me negué pero a la noche siguiente se salieron con la suya, cuando todo se hubiera solucionado con un cambio de postura.
Es muy fácil caer en la tentación y recurrir a ellas en un momento de flaqueza. Yo no las compraría, si una vez inicias la lactancia y se te empiezan a formar grietas, siempre puedes mandar a tu churri corriendo a una farmacia, que las venden en casi todas.

-Biberones: por lo mismo que lo anterior. Vale que los hay preciosos, con estampados chulísimos y no te puedes resistir a comprar alguno en pleno ataque consumista con el bombo a cuestas.
Pero si quieres hacer lactancia materna yo no tendría bibes en casa, por la senzilla razon de que si estan ahí, cualquier noche/momento chungo de "me cago en la leche que no se engacha, que llora mucho, que vaya grietas me está haciendo y que dolor"  es muy fácil caer en la tentación de darle un bibe.

A todo esto sumarle entonces el estirilizador, escurridor y calentador de biberones.

-Los  comunicadores: a no ser que vivais en una mansión, no son imprescindibles.
Yo vivo en una casa de dos pisos y si la niña llora estando en el piso de arriba y yo estoy trasteando en la cocina en el piso de abajo, se la escucha perfectamente.

-Móvil de luces para el techo: si lo queréis para decorar porque os hace gracia vale... pero tened en cuenta que es un elemento de decoracion que ronda los 40 euros, y que vuestro bebe (al menos los dos primeros meses) no va a ni mirar.

-Paquetes y paquetes de pañales y toallitas: Antes de nacer Nora, me regalaron 8 paquetes de pañales y otros tantos de toallitas.
Y ahí los tengo, muertos de asco (aun que los va a heredar una prima que viene en camino). No sabéis como va a ser la piel de vuestro bebe, que marca o materiales le iran mejor. Cada bebe es un mundo como sabréis. A Nora todo le pone el culete en carne viva, menos los pañales y toallitas de tela. Yo tendría un paquete de pañales de 2-5 kilos y un pañal de tela. Así podéis ver que le va mejor o que os gusta mas.


Bien, hasta aquí hemos llegado. No me viene ningun trasto mas a la cabeza.
Espero haber ayudado a alguna futura mamá.

Y vosotras, ¿comprasteis algo que en cuanto nació vuetro bebé lo catalogasteis como trasto?

viernes, 7 de febrero de 2014

Capítulo I: La guerra de las lactancias y el que no debe ser nombrado

Antes que nada, quería agradecer el apoyo que me habéis dado algunas mamás y los comentarios. Si no hubiera sido por aquí, me sentiría peor, ya que en casa no he encontrado el apoyo que necesito.
El viernes pesaron a Nora, y allí vieron que en dos días había perdido más de 40 gr. así que nos mandaron un suplemento enseguida, y me dejaron un sacaleches para ver si se trataba de un problema de producción por culpa de la pezonera. Las enfermeras fueron majísimas en todo momento, esperaron hasta que ya no había más remedio que utilizar una ayuda, y me pareció un detalle que al ver que yo no tenía sacaleches me prestaran uno.
Durante el fin de semana tenía que darle 2 tomas de suplemento y volver el lunes a hacerle una prueba de orina y volverla a pesar. Vaya sorpresa me llevé al ver que se tragaba los 60 ml sin tregua, cuando me habían dicho que como mucho tomaría 30 ml.
Nora alimentándose del que no debe ser nombrado
Esa tarde-noche la pasé bastante mal, al ver que en una toma me rechazaba el pecho y se enganchaba perfectamente al biberón. No pude evitar sentirme triste, y que se me saltaran las lágrimas. No quería despedirme tan pronto de nuestra lactancia, solo la había podido disfrutar dos meses.
Lo peor fue el "gran" apoyo que recibí. ¿Qué hicieron mis padres al verme así? ¿Ayudarme, animarme, o consolarme? Nooo amigos nooo. ¡Me regañaron! Me parece increíble... 
Después de sufrir varias acusaciones de mala madre, fui resignándome a darle esas dos tomas. Y escuchando exigencias de que le diera en todas las tomas, que dejara definitivamente el pecho. ¡Ooh el pecho! Ese gran culpable de la pérdida de peso de mi hija, tan malvado como Voldemort, se está volviendo el innombrable en mi casa... Me da muchísima rabia no poder ni dar el pecho tranquila en mi propia casa. Pero es lo que me ha tocado vivir, al menos hasta que consiga trabajo y nos vayamos a un pisito las dos solas. También sufrimos una barbacoa familiar ese fin de semana, y si, digo sufrimos porque fue un suplicio. ¿Lo primero que hicieron la mayoría al ver que he tenido que darle biberón muy a mi pesar? Regocijarse de gusto. " Ooooi que bien mi niñaa, que mayor! Que ya toma biberón!" "Ves? Ya te dije yo que no podrías darle teta" "Dale otro biberón que se ha quedado con hambre".
En fin... me encantan estos comentarios que te suelta la gente gratuitamente sin pensar en el daño que pueden hacer.
¿Vosotras que hacías ante tales comentarios? ¿Os funcionaba ignorarlos o contestabais? ¿No os reconcomían en momentos de flaqueza?
Al final el fin de semana pasó y llegó el lunes. ¡Había engordado 150 gr! Ya está, el biberón se ha vuelto el salvador, el gran genuino, el elegido, ooh Harry Potter... y mis pobres tetillas no deben ser nombradas.
Y así hemos pasado la semana, intentando darle teta todas las veces que puedo, luchando contra el suplemento para reducir tomas, viendo como a veces me rechaza porque prefiere biberón, pasando crisis... y deseando que todo mejore, que vuelva la teta.

P.D: Prometo que el próximo post va a ser alegre, que también me han pasado cosas felices esta semana que me han inspirado varios temas para escribir.

Besotes

jueves, 30 de enero de 2014

Una mami más y ¿diciendo adiós a la teta?

Hola, me llamo Cris, tengo 22 años y soy mamá soltera.
Bueno bueno, después de esta  presentación estilo Alcohólicos Anónimos procederé a enrollarme un poco más.
Llevaba tiempo con mono de blog, lo intenté estando embarazada en "seguimos siendo las mismas", pero entre que se me rompió el portátil y la web cierra lo dejé abandonadete. Soy consciente que todos los comienzos son difíciles, y tendré suerte si alguien me lee.  Pero aquí estoy, para contar a quien quiera leerme mis pasitos por la maternidad y compartir mis descubrimientos (se admiten sugerencias).
Iba a empezar hablando sobre pañales o de todas las cosas que te venden  las tiendas como imprescindibles y han resultado trastos. Pero hoy, que veo mi lactancia materna pendiendo de un hilo, he decidido hablar de ella.
Antes de estar embarazada ni me había planteado que tipo de madre iba a ser, mucho menos me paré a pensar si me decantaría por la lactancia materna o los biberones. En cuanto me enteré de que estaba embarazada (que eso tiene historia) supe que mi niña iba a ser de teta. Ya entonces me encontré con personas que me cuestionaban "eso será si tienes leche", "quizás se te va la leche al mes", "puf, verás como te pongan pezonera"... y demás lindezas. Estaba decidida a intentarlo con todas mis fuerzas, y darles una bofetada a todos los que intentaban desanimarme (figurada, entiéndase que no me voy a liar a guantazos con toda mi familia, por muchas ganas que tenga). Me leí y releí el famoso libro de "un regalo para toda la vida", me tragué todos los episodios de "un bebé a bordo" y aprendí a estimularme el pecho hasta que vi asomarse mis primeras gotas de calostro. Me convencí que todo saldría bien, que en cuanto mi niña naciera haríamos piel con piel, se me engancharía y empezaríamos nuestra lactancia juntas y felices. No podía estar más equivocada.
Cuando Nora nació apenas la vi y se la llevaron para pesarla. Al traerla de nuevo estaban demasiado ocupados cosiéndome y nadie me quiso acercar a mi hija, yo no paraba de temblar y me entró un frío terrible. Pedía que me taparan un poco, pero todos se hacían los locos, las matronas hacían bromas entre ellas... y a mi nadie me daba a mi hija ni me traía una puñetera manta. Finalmente me dieron a Nora cuando me empezaron a trasladar a mi habitación. Por lo que, mi deseado piel con piel, se quedó en eso, un deseo. En el ascensor pensé en aprovechar en la habitación tranquilita, arrimarme a Nora y probar si se agarraba sola. Y otra vez me equivocaba.
Cuando llegué a mi habitación estaba toda mi familia esperando, que muy bien, muy agradecida yo de que quisieran ver que estuviéramos bien, pero solo dieron por culo. Yo estaba enfadada con el mundo, entre el parto que tuve y la frustración del piel con piel, tenía bastante mal humor y solo quería estar sola. A pesar del público, quise intentar ponérmela yo sola en el pecho. Pero mis tías no dudaron en evitar "tal atrocidad" a grito de que estaba loca y que tenía que esperar que me enseñaran a hacer "eso". Y yo que pensaba que "eso" venía en el instinto...
En fin, que no me enrollo más con el hospital, a los dos días crisis de tomas, matrona vaga que opta por pezonera a pesar de mis protestas y pérdida de peso.
Le costó casi un mes recuperar el peso con el que nació (3'900), y de quitar la pezonera... casi ni hablar. Pero fui perseverando, iba cogiendo peso poco a poco, pero cogía.
Me volvían a llover comentarios "es tu leche que no alimenta", "dale un buen biberón ya a la niña"... hasta el punto de cansarme de explicar que cada bebé engorda a su ritmo y simplemente encogerme de hombros.
Y ahora se ha estancado, llegó a los 4'230, pero en una semana ha perdido 20 gr. Yo ya no se que hacer, he cambiado de postura, intento quitar la pezonera...
Mañana la vuelven a pesar, con la amenaza de mis padres que si no ha cogido, hay que darle biberón (vivo con ellos, otra larga historia), acusándome de mala madre, de no preocuparme por mi hija... Así que hoy estoy algo destrozada, viendo peligrar mi lactancia y sintiéndome siempre cuestionada.
¿A alguna os ha pasado eso del peso? ¿Alguna sugerencia? ¿Y si no me dejan hacer lactancia mixta? ¿Y si, al ser mixta, la niña se acostumbra a biberón y ya no quiere teta?