miércoles, 26 de febrero de 2014

Capítulo II: el que no debe ser nombrado ataca de nuevo

Pensaba no dar más el coñazo con mi lactancia frustrada, pero ha habido varias situaciones importantes que necesito y me apetece compartir.
En mi casa, por no decir la casa de mis padres (ya que tanto se encargan de recordármelo), las cosas pasaron de castaño oscuro.
Decidí atarme los machos, ignorar aún más si cabe sus opiniones y seguir intentando luchar contra el biberón. Después de miles de berrinches y rechazos a la teta, quise intentarlo con el piel con piel. ¡Ni eso me han respetado! Es super violento estar intentado tener ese momento de paz con tu bebé, y mi madre plantada en los pies de la cama mirando, con los brazos cruzados, enfadada, juzgándome y criticando. "Eso no es bueno para la niña" "No para de mover la cabeza, no le gusta" "Pero no ves que se cansa?!". Ni me molesté en contestar, estube intentando seguir tranquila. Al ver frustrado su intento de sabojate a la teta huyó enfadada a elaborar un nuevo plan para luchar contra el que no debe ser nombrado. Nora se engachó en cuanto mi madre salió por la puerta.
Como fui tan mala madre y seguí a favor del señor oscuro, la alianza revelde del biberón  (si, estoy mezclando Harry Potter con Star Wars) volvieron a luchar en defensa de los polvitos salvadores. Y decidieron ordenarme hasta cuando tenía que cambiarle los pañales a MI hija. ¿Holaa? ¿A alguien más le parece una gilipollez?
Así que yo, el señor oscuro y el que no debe ser nombrado nos fuimos cabreando hasta que decidí plantarles cara, que quien educa a mi hija soy yo, no ellos.
Y así se inició la guerra de las galaxias y contra los mortífagos en casa. Con solo deciros que me llebaron a rastras a la psicóloga porque esto que hago y digo es porque "no estoy bien de la cabeza"... Bleh voy a dejarlo porque me enervo.
Y hoy, Nora ha querido romper una varita a mi favor y en mitad de un biberón ha empezado a chuparme la teta con camiseta incluida, la he sacado y tachán tachán... ¡se ha liado a mamar del que no debe ser nombrado!
Hoy he visto una luz al final del tunel, me ha vuelto la esperanza. Hoy creo que, si seguimos sin tirar la toalla, volveremos a la teta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario