viernes, 7 de febrero de 2014

Capítulo I: La guerra de las lactancias y el que no debe ser nombrado

Antes que nada, quería agradecer el apoyo que me habéis dado algunas mamás y los comentarios. Si no hubiera sido por aquí, me sentiría peor, ya que en casa no he encontrado el apoyo que necesito.
El viernes pesaron a Nora, y allí vieron que en dos días había perdido más de 40 gr. así que nos mandaron un suplemento enseguida, y me dejaron un sacaleches para ver si se trataba de un problema de producción por culpa de la pezonera. Las enfermeras fueron majísimas en todo momento, esperaron hasta que ya no había más remedio que utilizar una ayuda, y me pareció un detalle que al ver que yo no tenía sacaleches me prestaran uno.
Durante el fin de semana tenía que darle 2 tomas de suplemento y volver el lunes a hacerle una prueba de orina y volverla a pesar. Vaya sorpresa me llevé al ver que se tragaba los 60 ml sin tregua, cuando me habían dicho que como mucho tomaría 30 ml.
Nora alimentándose del que no debe ser nombrado
Esa tarde-noche la pasé bastante mal, al ver que en una toma me rechazaba el pecho y se enganchaba perfectamente al biberón. No pude evitar sentirme triste, y que se me saltaran las lágrimas. No quería despedirme tan pronto de nuestra lactancia, solo la había podido disfrutar dos meses.
Lo peor fue el "gran" apoyo que recibí. ¿Qué hicieron mis padres al verme así? ¿Ayudarme, animarme, o consolarme? Nooo amigos nooo. ¡Me regañaron! Me parece increíble... 
Después de sufrir varias acusaciones de mala madre, fui resignándome a darle esas dos tomas. Y escuchando exigencias de que le diera en todas las tomas, que dejara definitivamente el pecho. ¡Ooh el pecho! Ese gran culpable de la pérdida de peso de mi hija, tan malvado como Voldemort, se está volviendo el innombrable en mi casa... Me da muchísima rabia no poder ni dar el pecho tranquila en mi propia casa. Pero es lo que me ha tocado vivir, al menos hasta que consiga trabajo y nos vayamos a un pisito las dos solas. También sufrimos una barbacoa familiar ese fin de semana, y si, digo sufrimos porque fue un suplicio. ¿Lo primero que hicieron la mayoría al ver que he tenido que darle biberón muy a mi pesar? Regocijarse de gusto. " Ooooi que bien mi niñaa, que mayor! Que ya toma biberón!" "Ves? Ya te dije yo que no podrías darle teta" "Dale otro biberón que se ha quedado con hambre".
En fin... me encantan estos comentarios que te suelta la gente gratuitamente sin pensar en el daño que pueden hacer.
¿Vosotras que hacías ante tales comentarios? ¿Os funcionaba ignorarlos o contestabais? ¿No os reconcomían en momentos de flaqueza?
Al final el fin de semana pasó y llegó el lunes. ¡Había engordado 150 gr! Ya está, el biberón se ha vuelto el salvador, el gran genuino, el elegido, ooh Harry Potter... y mis pobres tetillas no deben ser nombradas.
Y así hemos pasado la semana, intentando darle teta todas las veces que puedo, luchando contra el suplemento para reducir tomas, viendo como a veces me rechaza porque prefiere biberón, pasando crisis... y deseando que todo mejore, que vuelva la teta.

P.D: Prometo que el próximo post va a ser alegre, que también me han pasado cosas felices esta semana que me han inspirado varios temas para escribir.

Besotes

1 comentario:

  1. Nena que pena me da qeu se porten asi... yo la verdad qeu no he tenido ningun problema con la familia de ese tipo. Al contrario... me animaban mucho y lo siguen haciendo. Todos estan convencidos de que es lo mejor. A ver... si le tienes que dar biberon por alguna razon de peso pues que le va a hacer... pero si no... Y la verdad que no se que haria... si ignorar o contestar... seguramente contestaria porqeu se me llevarian los demonios... En fin... solo te deseo que Nora se enganche un dia definitivamente a tus teticas y no las suelte hasta que por ella misma quiera o las dos querais. Mucha fuerza para seguir adelante y qeu nada ni nadie te haga dudar de que eres una buena madre para tu hija por dar el pecho. La naturaleza es muy sabia y si todos los animales dan el pecho a sus bebes por algo sera...
    Un besazo muyyyy gordo a las dos muakkkk

    ResponderEliminar