sábado, 21 de marzo de 2015

La guardería de los horrores

Hola! Hoy vengo a contaros la antítesis de la entrada anterior.
Esta semana he visitado otros dos jardines de infancia para comprobar si la otra escuela es lo que realmente me da confianza (y para contentar a mis padres que no dejan tranquila insistiendo que Nora va a ser una marginada por ir a un colegio que se sale de la norma).

Os voy a hablar del que más sorprendió.
Lo veía como el segundo posible en el caso de no tener plaza en Petits Voladors. Representa que es otro centro privado en el que se alejan un poco de la rectitud a la hora de educar. En su web te presentan así:
- Creen que la mejor forma de aprender es jugando. Y por esto se presentan con un proyecto educativo basado en el juego.
-Creen en que los niños no deben de ser separados por edades, para que el pequeño imite al mayor y el mayor se responsabilice con el pequeño.
-Creen en respetar los ritmos, sentimientos y necesidades de los niños.
-Creen que es necesaria una comunicación fluida entre el centro y los padres.
-Creen en la conciliación.
-Se presentan como afectuosos y respetuosos con los niños y sus familias.
Encima este está a 5 minutos andando de mi casa, la matrícula la puedes pagar en tres plazos y la mensualidad es bastante más barata.

Bueno, bonito y barato! Verdad?
La realidad es otra totalmente distinta, después de documentarme y preguntar "si si, yo llevo a mi hija y estoy encantada", no me esperaba lo que me encontré.

Un piso hecho guardería. Con una recepción donde apenas caben dos personas en la que has de dejar al niño hasta que lo venga a recoger la profesora. Eso sí, tienen un parking de cochecitos muy amplio. "Bueno, eso yo no lo usaré, siempre llevo a la niña o en mochila o bandolera"
Super respuesta: (mirada acusadora)  bueno así lo sabes para cuando la lleves en cochecito, que tan grande no puede ir así".
Primero me habló un poco de como se organizan: "no te pienses que no tenemos clases, están separados por edades y solo los juntamos cuando hacemos alguna fiesta, si no sería un caos nada beneficioso para rllos" "los de 1, 2 y 3 si que salen juntos al patio, pero tranquila que no abusamos de él. El día que más están son 20 minutos, y solo salen si hace bueno. Porque tanto patio es malo"
¿La adaptación? "Con que los dos primeros días la traigas una hora ya está. Porque llorar va a llorar. Hazte a la idea que es muy normal que la primera semana esté llorando siempre".

Me enseñó las aulas, primero la de los bebés,  que aunque no la fuera a usar así veía lo bien equipado que tenían todo. En una debías pareces tenían las perchitas típicas para colgar las cosas de los.niños y encima pinzas con las fichas que habían hecho y los deberes para casa,  el aula de 0 a 1 año! Justo al lado, me mostró orgullosa, que tenía un estupendo patio para los bebés "es pequeño, pero como aun no caminan mucho no necesitan más". Acabábamos de empezar y yo ya no sabía que decir ni con que cara mirarla, me estaba enseñando un patio de tender ropa de dos metros cuadrados. "No necesitan más".

Luego vimos el aula en el que estaría Nora ahora, donde me encontré 4 niños llorosos sentados en una mesa sin hacer nada esperando que llegarán a buscarles. La profesora que estaba allí me explicó la rutina que siguen: juego libre hasta que llegan todos, buenos días, desayuno, actividad dirigida (como hacer fichas, murales, cartulinas...), hora del cambio de pañal, si habéis leído bien HORA DEL CAMBIO DE PAÑAL, patio, y más fichas hasta la hora de comer.
Otro puntazo del que estaban muy orgullosas era que al cumplir los dos años del quitan el chupete y el pañal a todos. LES, ellas, lo deciden así, a la mierda las necesidades del niño.
¿Y si muerden o hacen algo así? (esto ya me daba miedo preguntarlo. "Les reñimos, a veces muerden  sin querer, por no gestionar la emoción que tienen, no por maldad de hacer daño. Y les reñimos, les decimos que son malos y les invitamos a pensar en lo que han hecho". ¿Entonces tenéis rincón de pensar? "Nooo, son muy pequeños para eso, solo les hacemos que se queden solos en la mesa pensando mientras los demás hacen otra actividad"
¿Alguien más ve la graan contradicción de esto?
Salí sin saber si reír o llorar. Abrazando bien fuerte a Nora y con la clara intención de no volver.

Es muy triste que se presenten como un centro novedoso, respetuoso, afectivo... Y encontrarte con las mismas historias de siempre. Sillas de pensar, fichas, deberes...
Han querido destacar ante las demás del municipio vendiendo cosas que no entienden.
¿En serio el patio es malo? ¿De verdad un bebé no necesita un espacio en el que moverse seguro y poder investigar? ¿De verdad vas a castigar a un bebé que ha mordido porque no sabe gestionar ese sentimiento tan intenso que tiene?

Luego lo hablé con la madre que me lo recomendó y me admitió que su hija entra y sale llorando.

En fin, ha pasado una semana y aún no me lo creo.
En la próxima entrada os pondré todas las preguntas que me preparé, por si las queréis aprovechar ahora que empiezan todas las jornadas de puertas abiertas.



2 comentarios:

  1. No la has podido definir mejor.. La guardería de los horrores.. Sin palabras..

    ResponderEliminar
  2. No la has podido definir mejor.. La guardería de los horrores.. Sin palabras..

    ResponderEliminar